SEGUIDORES DEL AVERNO

16 de diciembre de 2012

EL PATIO


Desapareció el anhelo en este templo,
en este patio te han dejado abandonado.
Ya no verás el brillo del sol uniforme
ni los demorados jardines que han perecido.

No podrás cambiar la vigilia,
aquel cristal mutuo construido
por la soledad de tu vana sinfonía.

¡Adiós!, has dicho a la memoria fiel
dentro de estas paredes sin cielo ni sombras
y tal vez te asombra el viejo círculo desierto.

El patio te observa con su símbolo de olvido,
sólo queda un diverso sonido de mar alejado
donde has nacido receloso y abrumado, mortal.

¡Has perdido tanto el tiempo!
¿Olvidaste tu sangre originaria?

Ya tu voz condesciende las mudas palabras
que sobre la inmortalidad no serán escritas,
y en el patio sin sueño disperso deambulas 
sobre tu agonía, como un alfil sin compañía.

(Ariel Van de Linde)