SEGUIDORES DEL AVERNO

12 de enero de 2014

SIMPLE



Es simple decir que lo infinito es finito
como el porro que fuman en los andenes
los niños de la noche,
cubriendo sus partes ocultas con copos de telgopor
y el podrido hedor de un vampiro,
se transformó en un pedófilo vestido de cura.

Simple; es cambiarse la sotana
y llamarse Vinicio, el párroco de la obscura
vigilia de la calle "La Cruz del Sur"
y antes era un extranjero exiliado por asesino.

Qué decir de la mierda de Buenos Aires
que muchas mierdas aman,
con sus hermosos trajes creyéndose inmortales
y que en sus sepulcros podrán guardar
esa materia fecal en los mármoles.

El mármol es el inmortal sepulcro del cuerpo
que se hará polvo 
y ni siquiera el recuerdo de la iguana
que devore tu carne quedará.

Sé espiritual y llegarás a las profundidades
del libro que dibujó tu destino (ironía);
sé una mierda y comerás mierda con los perros
que tú mismo has dejado en las calles.

(Ariel Van de Linde)