SEGUIDORES DEL AVERNO

14 de mayo de 2014

UN PEDAZO DE LOCURA


Camina lento y rápido a la vez
por las calles del deseo abstracto
y toma tu baño de amor. La medicina del alma.

La bebida que danza en las bocas nocturnas
del Tróade y el Esepo sin fin
cediéndole oxigeno a tus tripas,
la mentira que rompe el dulce tiempo indeclinable
y tú me ves
con la mitad de tu rostro oculto en la sombra.

El mar en tu cuarto, el orbe en tus llanuras;
la noche pinta una botella en tu pecho
y los mendigos clavan banderas sobre los muertos.

Algo de locura, algo de música silenciosa,
algo de ti en mí,
un pedazo de Buenos Aires en tus senos
y un pedazo de mi lengua en los espejos.

(Ariel Van de Linde)