SEGUIDORES DEL AVERNO

10 de julio de 2016

ESE ESPEJO


Y ahora muerto, ¿qué hago con mi copia?
¿Cómo salgo de ese cálido asombro?
El otro, como aquél y como yo
vierte sus ojos de tiempo y reflejo sobre la sombra,
una belleza entorpece extrañamente los caminos de arena
construidos por la mirada de una rosa
y un círculo en la áspera nostalgia
abruma los paisajes 
que no corresponden a los sueños,
la muerte como la vida 
son obras de una mente infinita
que jugó muchas veces a ser un Dios y a ser Nadie.
Ahora muerto me miro en ese espejo
y mi cara no es la cara 
que una vez fue procreada por la vanidad;
esa copia no es tímida
pero aún no ha extinguido mi alma.
¡Qué realidad tan depravada,
qué ensueño y cómo se multiplica la imagen
cuando mutila nuestra verdadera apariencia!
¿Quién ha creado ese vientre de vidrio
del que una vez he sido engendrado?
¿Quién ha inventado mi copia
que una vez me ha revelado ese espejo?

(Ariel Van de Linde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario